Seguro que alguna vez has deseado poder trabajar en pijama (¿y quién no? ?). Emprender desde casa tiene sus ventajas, pero también algunos inconvenientes que deberías conocer.

 El montar tu oficina en casa es una opción que se va consolidando cada vez más, sobre todo en otros países más occidentales. En España aún nos queda mucho por recorrer en este terreno, ya que solo el 22% de las empresas españolas cuenta con programas reales de teletrabajo, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

 No obstante, si eres emprendedor en busca de autoempleo, las posibilidades son mucho más amplias, ya que puedes elegir un negocio que cumpla con este requisito.

 Pero, ¿realmente compensa esta modalidad o iría en detrimento del éxito del negocio?

 

PROS DE EMPRENDER DESDE CASA

 

  1. Según una encuesta oficial realizada por el INE, trabajar desde casa supone un aumento en la productividad de hasta un 25%.
     
  2. Conciliación con la vida familiar, uno de los motivos principales por los que las personas se decantan a favor del teletrabajo. Emprender un negocio requiere mucha dedicación, pero de esta forma podrás complementarlo con cuidar de los hijos, atender tareas domésticas y disfrutar de la familia.
     
  3. Comodidad y flexibilidad horaria, sin tener que desplazarse al lugar de trabajo. De esta forma, podrás aprovechar mejor tus horas más eficientes y productivas, para lograr el máximo rendimiento.
     
  4. Ahorro de costes. Por ejemplo, en el alquiler de oficina o local, gastos asociados al local (agua, luz, wifi, limpieza…) y el transporte, entre otros.
     
  5. Te puedes beneficiar de todas las ventajas que presentan los negocios online: clientes de todo el mundo, inversión reducida, negocio generando ingresos durante las 24 horas, etc. Una opción que gana fuerza entre los emprendedores que quieren convertir su hogar en su lugar de trabajo son las franquicias online, ¡échales un vistazo!

 

CONTRAS DE EMPRENDER DESDE CASA

 

  1. Requiere de una buena organización y fuerza de voluntad. Debes cumplir las horas de trabajo que tu negocio requiera con efectividad, evitando distracciones.
     
  2. En muchos casos, conlleva más horas de trabajo. La comodidad y el aumento de productividad habitualmente se traducen en una mayor implicación, y acabar trabajando más horas que si lo hicieras en otro sitio. Tan importante es dedicarle las horas necesarias al trabajo, como saber desconectar y disfrutar de los descansos.
     
  3. Hay que saber gestionar las relaciones. Si emprendes desde casa, lo normal es estar la mayor parte del tiempo solo, sin interactuar con otras personas y compañeros, y esto es algo que para algunas personas es difícil de soportar. También puede afectar a la relación de pareja si no logramos desconectar del trabajo.
     
  4. Aumenta el riesgo de sedentarismo. Es muy importante adquirir buenos hábitos, tanto en la vida profesional como personal. Uno de ellos, por ejemplo, puede ser el hacer deporte cada mañana para evitar los problemas de salud asociados al sedentarismo.

 

Ahora toca hacer balance.

Según tu personalidad, requisitos y fuerza de voluntad puede convertirse en un aumento de la calidad de vida o, por el contrario, en una mala decisión.

 Si has decidido dar el paso, las franquicias sin local son una opción idónea para emprender desde casa. Puedes montar tu propio negocio donde quieras, con todas las ventajas y garantías que supone una franquicia.

 Trabajar desde casa no significa que lo hagas desde el salón. Es más, deberías habilitar una zona para tu despacho, que esté fuera de las principales distracciones y que separe el ocio del trabajo. Permítete cambiar de lugar de trabajo de vez en cuando para romper con la monotonía. Por ejemplo, queda con un cliente en la cafetería, contesta tus emails desde el parque…