7 HÁBITOS DE LA GENTE ALTAMENTE EFECTIVA

Este es un extracto del Libro que trata sobre los “7 hábitos de la gente altamente efectiva”, escrito por Stephen R. Covey.

 Como dijo Aristóteles, “somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito”. De ahí la importancia de construir buenos hábitos que mejoren nuestra vida (tanto personal como profesional), y ser eficientes en nuestras ocupaciones. Se trata, por tanto, de un factor muy valioso capaz de moldear nuestro carácter de forma constante y consistente.

 Hasta ahora, siempre hemos creído que se puede adquirir un hábito en 21 o 28 días. No obstante, según un estudio realizado por el University College de Londres, lo ha desmentido, ya que según sus autores, las neuronas no llegan a asimilar tan pronto un determinado comportamiento y es fácil abandonarlo. Dicho estudio afirma que para crear un hábito y mantenerlo a lo largo de los años, necesitamos repetir ese comportamiento en la misma situación durante 66 días.   

 Para ser una persona altamente efectiva, Covey nos desvela los 7 hábitos que deberías incorporar en tu día a día:

  1. Ser proactivo. Consiste en asimilar la realidad con un enfoque de responsabilidad ante cualquier circunstancia, en lugar de pensar que el problema está en el exterior y nos controla. De esta forma, el enfoque proactivo se basa en provocar el cambio empezando por nosotros mismos para cambiar lo que ocurre en el exterior.
     
  2. Comenzar con el objetivo en mente. Como dice Mary Shelley: “Nada contribuye tanto a tranquilizar la mente como un propósito estable – un punto donde el alma puede fijar su visión”. Para conseguir este hábito, deberás reflexionar y elegir tus metas personales y profesionales, y definir las acciones que te ayudarán a conseguirlo a largo plazo.

     
  3. Poner primero lo primero. O, como dice el último spot de Adeslas, “lo importante es saber lo que es importante”. Considerando como importantes las actividades que creemos necesarias para cumplir el hábito 2, habría que atender en primer lugar las tareas importantes y urgentes, seguido de las importantes y no urgentes y, por último e intentando que no nos roben mucho tiempo, las que no son importantes.

     
  4. Pensamiento ganar-ganar. Haz acuerdos en cualquier relación en los que las dos partes ganen, de nuevo tanto en la vida personal como profesional, velando por los intereses de la otra persona. Nos interesa ganar aliados, no enemigos.

     
  5. Busca entender primero, y ser comprendido después. Para complementar el hábito anterior, es necesario llegar a entender lo que la otra persona necesita o qué quiere recibir de la relación. Esto se consigue poniéndote en su lugar, siendo clave para lograr también tus objetivos.

     
  6. Sinergia. En la diversidad está la virtud, por lo que deberás escuchar, reflexionar, comunicar y cooperar. Lo que quiere decir este punto es que la síntesis de ideas diferentes es mejor que las ideas individuales. 
      
     
  7. Afilar la sierra. Cuestiona tu “Status Quo”. Es decir, cultiva y renueva tu cuerpo, alma, mente y corazón para lograr establecer un equilibrio beneficioso que nos convierta en la persona altamente efectiva que queremos ser.

 Adquirir estos 7 hábitos no solo te convertirá en una persona altamente efectiva, sino que, como emprendedor o empresario, te ayudará a ser un gran líder en tu empresa.

Porque el éxito es la suma de pequeños esfuerzos repetidos día tras día.